Mas de 40 años haciendo deporte.

Los senderos que recorro en mis objetivos deportivos y el paisaje que diviso mientras llego.

No se, si el día a día me prepara para el ironman o el ironman me prepara para el día a día.

domingo, 18 de octubre de 2015

Platón y el ironmán.

Fue mucho antes del nacimiento de Jesucristo, y ya no te digo de que alguien tuviera la somera idea de lo que era un ironmán cunado Platón  por el 400 antes de Cristo definió las partes el alma y como consecuencia las fases del ironmán.

Es mas yo creo que Platón era un triatleta y cuando definió las partes del alma en realidad quería definir las fases mentales de un ironmán, de hecho Platón se llamaba Aristocles y le pusieron Platón (espaldas anchas) por las  espaldas que tenia , muy probablemente por hacer natación, vale aún no había bicicleta hasta que Leonardo Davinci hiciera el primer dibujo de algo parecido y hasta que en 1817 se construyera el primer artilugio .

Para Platón el alma se dividía en :

Alma Racional
Parte superior del alma humana, inmortal y divina. Gracias a ella alcanzamos el conocimiento y la vida buena.
     La sitúa en la cabeza (el cerebro).

Alma Irascible
Parte del alma humana en donde se sitúan la voluntad y el valor.
     La sitúa en el pecho (el corazón).

Alma Concupiscible
Parte mortal del alma humana responsable de las pasiones, placeres y deseos sensibles.
     La sitúa en el abdomen .


Tengo claro que cuando algunos trastornados nos decidimos apuntarnos a un ironman utilizamos la parte racional, o mejor, decidimos no hacer caso a esa parte del alma que es la racionalidad, porque inscribirse a un ironmán no es nada racional.

Cuando estamos en plena batalla interna, osea haciendo el ironmán, generalmente en la carrera a pie aparece el alma irascible, en la que,según Platon, esta la voluntad y el valor, es decir la voluntad inquebrantable de terminar y el valor de llevarlo a cabo.

Y por ultimo el alma concupiscente, responsable de la pasión que despierta el hacer un ironmán, ese placer oculto que te hace repetir aunque hallas estado diciéndote mil veces "NUNCA MAS" y conseguir ese deseo irresistible de pasar por debajo del arco de meta y volver a tocar el cielo con las manos.

Evidentemente esto se me ha ocurrido porque estoy a 5 días de mi décimo primer ironmán y cuando el entrenamiento baja, la parte creativa, del alma o de la mente aparece. 
Aunque en verdad esto me viene dando vueltas por la cabeza desde que escuche a mi hija estudiando a Platón en  filosofía en voz alta. Que dicho sea de paso estoy en contra , y mira que yo soy de nuemeros cerrados, de que se quite de la selectividad la filosofía.

Cuando mi hija estudie a Aristóteles a ver que estoy preparando.